¿Por qué analizar metales pesados ​​en el agua potable?

prueba de agua
¿Por qué analizar metales pesados ​​en el agua potable?

El agua potable es una necesidad básica para el sustento. Consumimos más agua en comparación con otros líquidos. Es muy importante que el agua potable esté libre de metales pesados ​​tóxicos. Los metales como el calcio, sodio, potasio, cobre, zinc, manganeso, bario, cobalto, hierro, etc. son nutrientes esenciales, pero
Los metales pesados ​​pueden causar serios problemas de salud. Estos son elementos metálicos que son tóxicos y tienen una alta densidad o peso atómico.

Los metales pesados ​​se encuentran naturalmente en la corteza terrestre y no se descomponen, pero tienden a acumularse durante un largo período de tiempo. Estos metales llegan al cuerpo humano a través de los alimentos, el agua o el aire. Los metales pesados ​​comunes son aluminio, antimonio, arsénico, berilio, bismuto: arsénico, plomo, mercurio, uranio, estaño, vanadio, etc.

Fuentes de metales pesados

Los metales pesados ​​llegan a los cuerpos de agua a través de procesos naturales como erupciones volcánicas, tormentas, terremotos, inundaciones, meteorización de rocas, etc. Las actividades humanas como la minería, el procesamiento de minerales, el uso de metales como contenedores y el transporte a través de tuberías metálicas también son responsable de la contaminación del agua potable.

Agua utilizada en la producción de alimentos y bebidas

El agua utilizada para la producción de alimentos y bebidas no cae directamente en la categoría de agua potable, pero puede tener efectos nocivos en la salud del consumidor si contiene trazas de metales más allá de los límites seguros. Todas las industrias alimentarias que utilizan agua como materia prima deben contar con instalaciones de prueba y eliminación de metales pesados ​​antes de que se utilicen en los procesos de producción.

Efectos tóxicos de algunos metales pesados

Se sabe que los metales pesados ​​son perjudiciales para los riñones, el hígado, el sistema nervioso y la estructura ósea. Los bebés y los ancianos son más vulnerables.

El envenenamiento por plomo en humanos puede causar problemas en la síntesis de hemoglobina, riñones, tracto gastrointestinal, articulaciones y órganos reproductivos y daño agudo o crónico al sistema nervioso. El plomo también puede causar osteoporosis y huesos de fin de semana, ya que comienza a reemplazar el calcio en los huesos.

La exposición prolongada al cadmio conduce a insuficiencia renal. La alta exposición es menos probable que cause cáncer de pulmón y osteodistrofia

El níquel tiene numerosos mecanismos de toxicidad informados, incluido el ciclo redox y la inhibición de la reparación del ADN, además de exhibir efectos alérgicos.

La exposición al mercurio puede provocar temblores, gingivitis y otros cambios psicológicos con absorción espontánea y malformaciones congénitas. El monometilmercurio causa daño al cerebro y al sistema nervioso central, defectos de nacimiento y cambios en el desarrollo de los niños pequeños

El vanadio tiene efectos tóxicos sobre el hígado, los riñones, el sistema nervioso y cardiovascular y los órganos formadores de sangre.

Eliminación de impurezas de metales pesados

No es posible eliminar por completo la contaminación por metales pesados ​​en el agua potable, pero existen procesos comerciales disponibles que pueden reducir significativamente los niveles de concentración. Las tecnologías de adsorción e intercambio de iones de carbón activado brindan opciones viables

Este artículo le presentó brevemente los posibles efectos nocivos de los metales tóxicos en el agua potable. En un artículo posterior conocerás los límites que marcan los diferentes organismos de normalización y las técnicas de cuantificación de metales pesados ​​tóxicos en el agua potable.

Comparte tu experiencia y deja comentarios.

Analista de Laboratorio

Si te sirvió este artículo, puede que te interesen los siguientes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir